En 2019 nadie nos quita lo bailado

El año que termina ha estado cargado de aprendizajes, logros y retos para 3colibrís, que nos hacen más capaces de trabajar en red con otros, aún con quiénes piensan distinto. Lo anterior, se construye como un aporte a la reconciliación, asimismo, ha sido un año lleno de logros en la construcción de comunidades. Para nuestra última columna de 2019, queremos hacer un balance de lo que ha sido este año a la luz del contexto nacional y mundial.  También, queremos agradecer a todas las personas y organizaciones que nos acompañaron en nuestro florecer durante esta vuelta de sol.

Novedosos mecanismos para manifestar el malestar de la sociedad civil en las calles

A finales de 2018, elaboramos un somero análisis de lo que sería 2019 para Colombia con el cambio de Gobierno Nacional, con nuevo viraje en relación a los Acuerdos de Paz, habíamos hablado del famoso Paro Nacional Agrario de 2013, ¡que sí existió! Especialmente, la gente,  de los territorios iba a hacer sentir su indignación frente a las decisiones que el Gobierno Nacional tomó en contravía de los Acuerdos de Paz, la protección de la vida de líderes sociales y los territorios;

También, a inicios de 2019 habíamos realizado un análisis sobre el papel protagónico que la sociedad civil debía liderar en relación a la implementación de los Acuerdos de Paz, ejerció su derecho a participar en las decisiones de Gobierno, como lo manda nuestra Carta Magna en un Estado Social de Derecho. De cierta forma, intuimos que 2019 sería un año convulsionado en Colombia, no obstante, ha sido sorpresivo saber que no estamos solos en el mundo en esta indignación mundial.

Han existido trasfondos políticos particulares, en general,  un descontento compartido por el curso que las economías del mundo están tomando hacia la pauperización de las condiciones de vida, especialmente de los jóvenes, con mayor carga impositiva en la clase media, más dificultades para acceder a la educación, trabajo digno y una pensión, causando que en países como Haití, Ecuador, Chile, Colombia, Nicaragua, Líbano, Irak, Francia, España, entre otros, la ciudadanía salga a las calles con pacíficos y novedosos mecanismos de acción, en los que el arte ha sido un gran motor.

Fuente: 3Colibrís.

Recomendado From Colombia to Lebanon: The Street Revolts

En Colombia, pensábamos que los Acuerdos de Paz estaban en el olvido de los colombianos, con la dolorosa perdida de 18 vidas de menores de edad en el departamento del Caquetá, se derramó la gota que rebosó la copa y en noviembre 21 de 2019 , se convocó a la movilización nacional más grande el año que convocó a 200.000 personas, que además contó con la participación de colombianos en todo el mundo para expresar su indignación por las reformas laboral, de pensiones y tributaria, la corrupción,  la reducida acción para mitigar el cambio climático por el asesinato sistemático de líderes sociales, indígenas y excombatientes, la paupérrima inversión en educación y el actuar violento de las fuerzas armadas con estudiantes; de igual forma, los recortes y obstaculización en la implementación de los Acuerdos de Paz.

Recomendado ¿Por qué paramos los simpatizantes de los Acuerdos de Paz en Colombia?

El trabajo en red nos fortalece

Por otra parte, en 3colibrís tuvimos la oportunidad de poner en marcha nuestro propósito de ser un laboratorio de cocreación de conocimiento, durante diciembre de 2018 hasta febrero nos concentramos en repensar con el equipo, José, Santi, Angie, Charlie, Karen desde la distancia, Camila y Ana, para planear cómo nos soñábamos el 2019.

Antes de terminar febrero compartimos palabra con la PH Ana María Mahecha sobre el rol de la sociedad civil en la mitigación y adaptación al cambio climático, de cuál elaboramos un interesante artículo. También, realizamos en el Café Puskins el encuentro “Oralituras” en el que dos autores invitados compartieron reflexiones sobre la creación de contenidos con enfoque étnico y Angie Puentes del equipo de 3colibrís compartió reflexiones sobre las oralituras campesinas.

Fuente: 3Colibrís.

En marzo , visitamos en dos ocasiones la Finca Clementina Orgánicos en el municipio de Guasca, para aprender de la experiencia de Doña Tina alimentando a 100 familias en su huerta que no supera la hectárea, ese mismo mes tuvimos la oportunidad de presentar nuestra muestra fotográfica y realizar dos conversatorios sobre agroecología en Latinoamérica en el municipio de Susa, Cundinamarca, con adultos mayores y con jóvenes. En definitiva, las historias de los adultos mayores sobre su conexión con el maíz nos enriquecieron y nos contagió su amor por la tradicional gastronomía cundiboyacense. 

Fuente: 3Colibrís

En abril , visitamos el Proyecto San Antonio en La Calera, la historia de Julián, Ana y Simón nos inspiró sobre la manera cómo se pueden consolidar proyectos de vida alternativos y conscientes, que a veces nos llenamos de excusas y de miedo para acallar nuestros llamados que no en vano tienen el nombre de corazonadas. Paralelamente, comenzamos a acompañar procesos de fortalecimiento organizativo con la Junta de Acción Comunal de Supata, municipio de Ventaquemada, Boyacá, con el propósito de contribuir al fortalecimiento de capacidades para la transformación con la comunidad para la consolidación de la vida querida a través de la minga y la incidencia política.

Fuente: 3Colibrís.

También, llevamos nuestro proyecto “Custodios de Esperanza” a esta preciosa vereda. También,  acompañamos el 2do exploratorio Maíz Alimento y Territorio: La Milpa organizado por Semilla Nativa en Chinavita, Boyacá, realizando una cobertura y aprendiendo del intercambio de experiencias con Emmanuel Ruiz, mexicano y sabedor de los misterios sagrados del maíz.

Fuente: Magic Humans & Semilla Nativa.

En mayo, fuimos elegidos para participar en el laboratorio Lab Campo – Ciudad, ofrecido por la Alcaldía de Bogotá y facilitado por nuestros amigos del Centro de Innovación Rural, del cual hicimos parte del equipo interdisciplinario de los “Bio-tesos” contribuyendo a la creación de un sistema de compostaje bajo un esquema circular para resolver al problema de aprovechamiento de recursos orgánicos producidos en una finca campesina en Cundinamarca, fue una grate experiencia para compartir con amigos y crear nuevas redes.

Fuente: Centro de Innovación Rural.

En este mismo mes desarrollamos junto a Bioambientar la primera Compost Party en la historia de Bogotá, que fue todo un éxito y cuyo modelo se ha replicado en otros países como Perú. También, participamos con Envol-vert, la Red de la Conejera, Bomba Estéreo y Umstanda en el festival ColomBIOdiversidad en la jornada reforestación del humedal La Conejera en la ciudad de Bogotá.

Fuente: 3Colibrís.

En el mes de junio, tuvimos la oportunidad de participar en el International Training in Dialogue And Mediation (ITDM), -entrenamiento internacional en diálogo y mediación-. Ofrecido por la Universidad de Uppsala y la Fundación Dag Hammarskjöld en Suecia, nuestro proyecto investigativo que nos hizo ser una de las 23 personas/organizaciones seleccionadas de esta beca entre más de 900 jóvenes que se presentaron en todo el mundo fue el diseño de un marco analítico para acompañar a organizaciones comunitarias productoras de alimentos en contextos de conflicto armado para la construcción de economías de paz con un enfoque territorial.

Fuente: Fundación Dag Hammarskjöld .

Durante julio,  perfeccionamos este marco analítico sobre economías de paz, con el apoyo de nuestros amigos de Ecobufalo, en el Magdalena Medio, de cuya experiencia continuamos aprendiendo. Entre agosto y septiembre, con el acompañamiento de la profesora Paula Riveros, experta en CoolHunting de la Universidad de Los Andes perfeccionamos este modelo hasta convertirlo en un prototipo que a través de la identificación de tendencia busca convertir a los jóvenes en influenciadores de la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria, contribuyendo a la instauración de economías de paz en diálogo con los territorios. A final de agosto participamos en “Tomate la palabra” un espacio liderado por jóvenes colombianos para compartir experiencias y conocimientos a través de mingas de pensamiento.

Fuente: 3Colibrís.

En octubre, tuvimos la oportunidad de acompañar el curso ofrecido por JJ Paniagua de fundamentos de agricultura orgánica, que venía desde Costa Rica para compartir experiencias de producción orgánica de biopreparados y alimentos para ganado y especies menores en el municipio de Filadelfia. Elaboramos un webinar para Enseña por Colombia sobre economías solidarias y economías de paz con enfoque territorial. También, participamos como ponentes en el Segundo Encuentro de Ingeniería para el Desarrollo Social y el Buen Vivir facilitado por las Universidades Nacional y Del Valle en la ciudad de Cali, presentando nuestros hallazgos obtenidos en el proyecto “Custodios de Esperanza” sobre la manera cómo las organizaciones comunitarias contribuyen desde los territorios a la construcción de economías de paz.

Fuente: Comité organizador del Curso de Fundamentos en Agricultura Orgánica, Filadelfia, Colombia, 2019.

En noviembre, colaboramos con varios colectivos en eventos orientados a la promoción de la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria, con nuestros amigos Guardianes de Semillas en Bogotá, en la Universidad Distrital y con nuestros amigos de Umstanda como invitados en la Segunda Entrega del premio Umstanda al Cuidado del Medio Ambiente entregado al Colectivo Los Soches.

Fuente: Umstanda.

Paralelamente a estas gratas actividades, creamos contenidos orientados a la difusión y promoción de la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria. Muchos de estos contenidos fueron cocreados o elaborados por autores invitados, como el profesor y experto en juventudes rurales Emmanuel Quiroga, la antropóloga y poeta Miriam Tello, la socióloga Tania Fuentes, el antropólogo Daniel Escobar.

Las semillas, lo más visto en 2019

Definitivamente, los contenidos que mandaron la parada en 2019 fueron aquellos que tenían que ver con semillas, nuestro artículo más leído del año fue “¿Por qué es importante defender las semillas nativas?”, seguido por la historia de vida del joven emprendedor colombiano “Daniell Roldán. Nos alegra saber que nos leen y nos consultan en todo el mundo, especialmente, en Latinoamérica y que los tres países donde más nos consultan son Colombia, México y Argentina.

Fuente: 3Colibrís.

Durante 2019, aproximadamente 40000 personas interactuaron o consultaron nuestros contenidos mensualmente, esto nos causa enorme alegría y nos invita a continuar trabajando en la creación de comunidades, en mejorar constantemente nuestro quehacer para acompañar procesos de producción y comercialización ligados a la agricultura campesina, familiar y comunitaria, que incrementan las posibilidades de que las personas permanezcan en los territorios. Es decir, con un arraigo profundo para alimentarnos de esperanza como nuestro aporte a la paz. Para 2020, esperamos continuar construyendo redes y avanzar en nuestro proyecto “Economías de paz”, que comienza a perfilarse como un hermano de “Custodios de paz”.

Para finalizar, queremos agradecer a todas las personas, colectivos, universidades y organizaciones que nos abrieron sus puertas con tanta generosidad durante 2019 y que en 2020 continuemos siendo custodios de esperanza, porque la paz se escribe con C de campo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s