Colombia un país sin víctimas, pero con millones de maestros

Por Ana Prada.

¿Cómo comenzar a contar tu historia?, suspiro profundo.

Éste fragmento, es un sencillo homenaje a los ocho millones de colombianos que han sido “víctimas” del conflicto armado en Colombia (Cifras no oficiales de los 8 millones de nombres que hace un año fueron presentados al Papa Francisco en su visita a Villavicencio), que sí multiplicamos por 3 familiares cercanos a cada persona asesinada, podríamos decir que cerca de la mitad de colombianos han sido directamente tocados por el flagelo del conflicto, y me atrevería a decir que todos hemos sido tocados indirectamente por vivir en un país en el que una idea vale más que una vida.

Por cuestiones de seguridad voy a cambiar tu nombre y tu lugar de procedencia, pero, tu sabes que estas palabras son escritas para ti.

Marisol, nació hace 34 años en Balboa, Cauca, tuvo una infancia llena de amor, juegos y risas con sus hermanos, en el campo nunca falta nada, quizá el dinero no sobra, pero, existe otro tipo de abundancia. Cuando llegó ese cultivo al territorio, su familia, como tantas otras familias campesinas encontraron una manera de subsistir, en un Estado protector de la agroindustria foránea, el campesino encontró la manera de pagar la educación, la salud y los gastos del día a día. A la fecha no he encontrado la primera familia que disfrute crecer ese cultivo para fines que no sean curativos y sagrados cómo lo hacían nuestros ancestros, pero, de algo tiene uno que ganarse la papa.

foto 1Fuente: 3Colibrís.

Estaba en su adolescencia cuándo Marisol tuvo que dejar su tierra por primera vez, porque algunos actores armados la obligaron, a estas alturas no importa de qué bando fueron, todos son colombianos lastimando a colombianos. Por primera vez en su vida Marisol supo lo que era comenzar su vida de ceros, con todas las dudas, temores e incertidumbres que significa dejar tu tierra para proteger tu vida.

Sin más, Marisol junto a sus hermanos se las arregló para comenzar su vida. En las noches era común revivir episodios del día en el que tuvo que dejar su hogar, sin embargo, ella siguió su vida, se enamoró de un hombre con el que comenzó un hogar y tuvo tres hermosos hijos. Varios años después, sucedió una de esas cosas que son difíciles de explicar, con las que uno tiene que hacer de tripas corazón para entender la cruda realidad del segundo país más feliz del mundo. Una mañana los armados se llevaron a su hermano, e iban por ella, porque al parecer él cometió el delito de defender aquello que nos pertenece a todos.

Así, ella tuvo que dejar de nuevo su hogar, volverse invisible, haciendo tan bien su labor que casi logra hacerse invisible para ella misma. Esta vez con familia a cargo y por segunda ocasión Marisol tuvo que comenzar de nuevo una vida. Con los bolsillos llenos de resiliencia Marisol, encontró un nuevo lugar para ella y su familia, lejos del ruido de las armas y más cerquita del cantar de los colibrís. Ahora ella tiene una de las casas campesinas más hermosas que yo haya visto, llenas de color y de vida, porque dónde abunda el amor nunca falta nada, aún si no abundan los billetes.

Las historias más esperanzadoras y más hermosas de mi país las he encontrado en los rostros de las personas que han vivido el conflicto armado de frente, en el campo, porque acá de eso no se habla en las ciudades, ellos que curiosamente son en su mayoría quiénes nos alimentan, los campesinos. A veces siento que es una ofensa llamar víctima a personas tan resilientes, que se reponen con dignidad a pérdidas dolorosas y deciden asumir el perdón y la reconciliación cómo principio de vida para llevar vidas ligeras, para mí ellos nos son víctimas, son maestros.

foto 2Fuente: 3Colibrís.

De hecho, a manera de infidencia les comparto que, emprender con una fundación en un país en el que se cree más en la gran industria que en el pequeño emprendedor social, que nos toca comenzar con las uñas, endeudarnos por nuestros sueños entre tantas maromas que hacemos, he tenido la fortuna de dar con buenos mentores y una de ellas es Marisol, a quién llamo para pedir consejos sobre mi emprendimiento cuándo tengo dudas sobre qué camino coger. Quizá Marisol no es experta en emprendimiento, ni en mercadeo, ni finanzas o esos temas tan importantes para sacar a flote un emprendimiento, pero, es seguro que ella tiene un PhD en parársele a la vida con dignidad y templanza, y esas habilidades que debemos desarrollar los jóvenes para ser siempre custodios de esperanza. Toda esta reflexión me invita a preguntarme ¿Qué tal si dejamos de pensar que Colombia es un país de víctimas y víctimarios?, si nos escuchamos, nos miramos a los ojos, nos perdonamos y construimos país, sin asistencialismos, sin lástimas, sin odios, movidos por el genuino deseo de construir la Colombia que nos merecemos, porque en Colombia la paz se escribe con C de Campo.

foto 3Fuente: 3Colibrís.

Toda mi gratitud a Marisol por compartirme su historia de vida, porque estas historias le dan vida a 3Colibrís, para darle cara a los que producen nuestros alimentos para construir paz, y más recientemente darles cara a los comensales, porque para construir paz tenemos que encontrarnos todos, izquierda, derecha y centro, afro, indígena, campesino, hombre, mujer, paramilitar, guerrillero, militar al final del día todos somos colombianos.

El kit político para el defensor de la agricultura campesina, familiar y comunitaria en Colombia

Para esta edición de 3Colibrís, hemos recopilado algunas de las herramientas políticas con las que contamos como sociedad civil para defender nuestros derechos y garantizar la conservación de la agricultura campesina, familiar y comunitaria. El espectro de herramientas políticas y legales es amplio, los comunidades indígenas y afrodescendientes cuentan con su propio marco legal y político que las reconoce como entidades territoriales, las herramientas existen a la espera de la organización ciudadana para agenciar transformaciones hacia la construcción de un campo conectado, soberano y en paz.

DECRETO 896 DEL 29 DE MAYO DE 2017 Qué enumera las nuevas instituciones creadas para favorecer el cumplimiento del Primer Punto de los Acuerdos de Paz, entre ellos el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos y los municipios PDET. Con el Primer Punto de Acuerdos de Paz con las FARC-EP DECRETO 896 DEL 29 DE MAYO DE 2017   RUTA_PDET http://especiales.presidencia.gov.co/Documents/20170503-sustitucion-cultivos/programa-sustitucion-cultivos-ilicitos.html

 

LEY 160 de 1994 “Por la cual se crea el Sistema Nacional de Reforma Agraria y Desarrollo Rural Campesino, se establece un subsidio para la adquisición de tierras, se reforma el
Instituto Colombiano de la Reforma Agraria y se dictan otras disposiciones.” Ley 160 de 1994

 

Lineamientos estratégicos de política pública Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria. Resolución 464 de 2017. Resolución No 000464 de 2017  Lineamientos_ ACFC_ 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo es un día de mercado en la vida de un campesino colombiano?

19575967_10212916949054404_135337484_n

Camila Quintero Cienfuegos, Socióloga e historiadora colombiana.

 

La socióloga colombiana Camila Quintero Cienfuegos, ha elaborado una serie de cuentos cortos que nos ilustran cómo es la vida campesina en Colombia, en 3colibrís tenemos la alegría de compartir el primer cuento de su serie “Mujeres de mi pueblo”, titulado “Día de mercado”.

 

Día de mercado

-¡Bájese rápido que ya nos vamos con el viaje de vuelta!-.

Yo iba dormida me había acostado a las 4 de la mañana por limpiar las lonas para hacer el mercado hoy domingo, pelando maíz, haciendo las arepas, arreglando la parrilla para asar las arepas y apenas me levante a las 5 y ya a las 6 estaba arrancando pal pueblo. Estaba muy cansada ya no tanto de la vida, si no de los domingos que son los que me mantienen la vida y la de mis tres niños.

19621622_10212916949894425_2040769612_n
Fuente: Dago Lis.

-¡Qué se baje señora!- lo mire con la misma furia con la que calentaba el sol ese día, – me deja recoger mis corotos o ¿tiene mucho afán?

Me bajé rapidito, yo no sé pero ese Jesús me ha tenido una rabiecita toda la vida y ahora que es el que maneja la Shanna ya se cree que es el que manda en la vereda, bueno pero lo de Chucho fue que nunca me tuvo como su polvo y esa es la rabia, cuando vivía mi marido se hacia el marica y me saludaba y todo, después de que me lo mataron volvió para ofrecerme la finca, que tenía pollos, la Shanna y me podía dar plata y que no trabajara más. Que creía este, que yo era una decoración o una manteca gratis, pues prefiero partirme el rabo trabajando que deberle favor a alguien o comerme a cualquiera que se crea de la beneficencia o redentor a salvarme de mi suerte.

-Buenos días comadre- Salude a Doña Eulalia, madrina de mi matrimonio.

–Buenos días comadrita, ¿cómo ve esta soledad?- .

Supiera la comadre que los días más habitados de mi realidad eran esos, los domingos, me gusta bajarme oler el mercado fresco, ver como venden en los puestos los tamales, la chicha, los borrachos que se vuelven en piezas decorativas porque nunca podían ni hablar, con sus hijos con pelo color tierra al lado esperando que callera en coma de tomar para esculcarle los bolsillos, comprarse un helado y comprar algo de mercado. Empecé armar el asador, calentar el carbón, tender la mesa con el mantel de plástico rojo, todo eso me lo heredo mi mamá antes de morirse, siempre mientras monto todo, me miro las manos que son iguales a las de ella y me imagino ser ella, con toda su energía, mamada de quemarse las manos pa` sostener la casa porque mi papá apostaba hasta la virginidad de mis hermanas; Yo por eso prefería venirme a trabajar con ella. -Que hubo Marujita, regáleme 3 arepitas pero que valgan como 2- para mí la mejor venta es la primera por eso siempre me he esmerado en atenderla muy bien. –Pero ¿no acompaña la arepita con tintico o un perico?-.

-hágale deme uno de cada uno-.

19576270_10212916949814423_1668311899_n.jpg
Fuente: Dago Lis.

Dios mío gracias porque ya baje bandera, hoy la venta va a estar buena porque cuando no me dejan ni montar mi toldo y ya vendo eso es un buen agüero. A penas son las 9 de la mañana y ya vendí todo y eso que llegue a las 7 pasaditas, esta semana en la casa va haber carne, una amiga que me tiene como lastima me compro las arepas crudas que pa tener en la casa, yo me hago la pendeja pero yo sé que ella le da es puro pesar de ver a la María que era bonita, siempre con una sonrisa, ahora con tres pelados, la cintura con señales de que alguna vez hubo una, las manos grandotas ya de las quemadas y de trabajar la tierra, con una cicatriz que me hizo mi marido por no abrirle rápido el broche de la finca que cuidábamos, y ser una María que ya solo se guardaba la sonrisa para su soledad. Llevábamos ya tres semanas sin comer ni carne, ni pollo, con decirles que me toco hacer sopa de Mango, ¿Qué cómo se hace?, pues cuando el mango aun esta biche usted lo pela, lo hecha en agua con sal y tiene su sopa de mango. Hoy yo sabía que iba a ser un buen día porque los pelados no se levantaron a joder que los trajera.

La Plaza estaba llena de colores de todo lo que se da aquí en el pueblo, pero todo vale el triple porque todo va a la capital y no lo devuelven al precio que quieren, de igual forma alcance a comprar todo, hasta chupetas y frutas les llevo a los niños. -Maruja!!!- Voltee y era el primo José.

19553324_10212916949734421_1129599821_n.jpg
Fuente: Dago Lis.

–Marujita ¿Qué si se toma una?- mostrándome una cerveza, ese día me sentía con el ánimo como cuando tenía 20 años

–hágale primo, tiempo sin verlo-.

El primo José en realidad era primo de mi marido, ellos se querían mucho por eso cuando los paracos me lo mataron porque decían que ayudaba a la guerrilla, ahí mismo José se subió al monte pero ya se retiró y ahora trabajaba recogiendo basura en el pueblo. Ya pasadas las 4 volvió el del jeep y aproveché pa no esperar al güevon del Chucho. Ya se me acabó el domingo pa volver a las mañanas oscuras con la vaquita, cuidar los pollos, mirar la huertica y criar a esos 3 que parecen 8. Gracias Dios mío por darme este día y dale luz perpetua a Ovidio que descanse en paz y desde allá mire que siempre le voy a tener el broche abierto pa que no se me ponga bravo.

Este artículo refleja exclusivamente el pensamiento del autor y no compromete la posición política y/o administrativa de 3colibrís.