WFP Nobel de Paz 2020. Paisajes alimentarios para la paz.

Autora. Ana Prada.

Como parte de una organización que se dedica a la promoción de economías de paz, a través de la transformación de los sistemas alimentarios locales, no quisiera dejar pasar desapercibido el Premio Nobel de Paz que recibe el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP por su siglas en inglés), por sus esfuerzos en todo el mundo para que el hambre no sea un arma de guerra.

Ver La paz con justicia social, la lucha contra el cambio climático, la seguridad y soberanía alimentaria serán tendencia en 2020.

A pesar de que a las agencias de las Naciones Unidas relacionadas con la producción de alimentos les ha faltado contundencia para promover el derecho a la alimentación desde los enfoque de la seguridad, la soberanía y la autonomía alimentaria, también, es cierto de el reconocimiento de la década de la Agricultura Familiar por parte de la FAO y la Declaración de las Naciones Unidas de los Derechos campesinos son significativos avances en reivindicaciones históricas.

Ver “Ser campesino, una identidad de lucha política. Sobre la Declaración de ONU sobre los Derechos Campesinos

Lo significativo de reconocer el esfuerzo colectivo coordinado por el WFP para consolidar sistemas alimentarios inclusivos en el mundo, es que trae un mensaje contundente al mundo, el alimento y los sistemas alimentarios importan en la construcción de paz, y nos invitan a caminar en colectivo.

“el alimento y los sistemas alimentarios importan en la construcción de paz, y nos invitan a caminar en colectivo.”

En estos días de pandemia se hace particularmente vigente la pregunta sobre el tipo de sistemas alimentarios contribuyen a la construcción de paz. ¿Acaso son los sistemas lejanos, estandarizados, impersonales, excluyentes?…. ¿O por el contrario son los modelos de cercanía, de autonomía, inclusión, de salud los que favorecen la construcción de paz?


Cómo colombianos tenemos mucho para decir al mundo sobre la manera como los sistemas alimentarios pueden aportar a la paz, basta con estudiar nuestro conflicto armado y nuestros Acuerdos de Paz, para ver la capacidad del alimento para sembrar esperanza. Lo sabemos bien los colombianos que defendemos tierras, montañas, ríos, por la soberanía alimentaria, que le apostamos a la defensa de nuestra agrobiodiversidad en lugar de la perpetuación de economías de guerra.

El premio Nobel de Paz 2020 nos llega como agua en medio del desierto a todas las personas y organizaciones que creemos en que la transformación de los sistemas alimentarios es un sendero válido para la construcción de paz en nuestros territorios.

CategoríasPaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s