Un diseñador industrial cirquero, vegetariano y acompañante comunitario: [ Crónica]

Bienvenidos a la historia de Julián Ruíz Rueda (Colectivo “El nido”)

El niño que fui llora en la calzada. Lo dejé allí cuando llegué a ser quien soy; mas hoy quiero, viendo que soy nada, ir a buscar aquel que fui donde quedó.

Fernando Pessoa

“El mal hace escándalo mientras que el bien hace su trabajo silencioso.”

Julián Ruíz Rueda

En la modernidad, la vida va más allá de las etapas evolutivas y de los estereotipos sociales que nos ha impuesto la sociedad capitalista a los jóvenes. Tal vez, nuestra profesión no es una “camisa de fuerza”, tal vez, somos más de lo que estudiamos en un pregrado, tal vez la existencia misma se nutra de otras fuentes, experiencias, saberes que no están cien por ciento ligados al mundo académico. Tal vez, los retos que tenemos como jóvenes están orientados al saber realizar determinados asuntos con nuestras manos, poner en práctica el conocimiento y re-inventarnos constantemente para poder ser más felices y servir, y así, construir una mejor sociedad.

Fuente: Julían Ruíz.

En esa medida, desde 3 colibrís, queremos presentar a Julián Ruíz Rueda, un joven de 26 años que ha estado fuertemente comprometido con la bio-construcción, la guadua, el bambú, la espiritualidad de la India, los hare-khrisnas, el vegetarianismo, la conexión con la cosmogonía indígena a través del temazcal y la palabra de los abuelos, el mundo de las telas, el arte, el circo, la promoción de lectura y un profundo encuentro con las huertas urbanas. En definitiva, Julián es un joven que busca inclusión social, equidad, oportunidades para los otros, que da de lo que sabe.

Los orígenes

El inicio de la vida de Julián se remonta a sus raíces familiares en Arcabuco, Boyacá. Parte sur-occidental de Iguaque. Gira en torno a la vida del campo: ordeñar, fines de semanas en el campo, en algunos momentos de niñez, pensado que la boñiga era exfoliante.  En medio de la naturaleza, lo fueron educando. Le fueron mostrando sus familiares que la tierra se respeta y se cuida.

La historia de trabajo comunitario de Julián inició con un proceso popular que tuvo lugar en el barrio Ramírez, llamado “El barco pirata”.

Fuente: Julián Ruíz.

Un cuento

 El personaje de esta historia, no tenía idea del porqué de su nombre. Sin embargo, se había convertido en un hermano mayor, de origen bogotano. Los hermanos mayores que siempre tratan de cuidar, de asumir un rol de responsabilidad, cariño y entrega a las dinámicas de la vida familiar. Durante los primeros 10 años de vida, viajó de Bogotá a la finca. Los viajes a Boyacá eran recuerdos nítidos, bonitos, repletos de sonrisas, fiestas y árboles frondosos.

Vegetarianismo

Un día decidió volverse vegetariano. La decisión surgió a raíz de que en Boyacá vivía una tía de él detrás de un matadero. Los días de su niñez estuvieron repletos de encuentros en las plazas de mercado, del hecho mismo de ver las cabezas del ganado. Un día, tenía una vaca llamada Reina, pasaron los días y se enteró que la habían matado y eso no era lo peor, lo más fuerte fue darse cuenta que se la había comido. Por eso, desde los 10 años, no entendía por qué los seres humanos teníamos que comer a los animales. Y así, decidió dejar de comer carne. Desde los 14 años, empezó a leer sobre dietas que excluyeran las carnes y poco a poco, comprendió que no “iba a dejar de crecer” o “le iba a pasar algo malo” si dejaba de comer carne. Así que un 31 de diciembre comió los últimos pedazos de pollo en un ajiaco y se decidió al vegetarianismo.

Pre-adolescencia: Inspiración en la madre, arquitecta. El padre ingeniero civil.

El colegio: las reglas, el sistema ortodoxo, el sistema de educación masculino. ¿A caso el mundo en el que vivimos es femenino o masculino? Convivimos en pluralidad, no en exclusión, por ende, la educación orientada a un solo sexo resulta un poco excluyente y limitante. Sin embargo, en este contexto fue en el que se desarrolló Julián: “Nunca me sentí identificado con todas esas normas y lógicas” “Siempre fui muy inquieto en el hacer, más que en las cosas académicas.”

 El arte de los malabares: El circo

Desde los 15 años, descubrió que tenía habilidades en los malabares, en lo físico. En el colegio el tema de las artes era nulo. Era un colegio demasiado académico. Pero un día, llegó un buen profesor que lo inspiró y les permitió a través de la asignatura de dibujo técnico, poder desarrollar otras habilidades. Fue un golpe de suerte tener un profesor que les enseñara a construir maquetas y modelos de determinados objetos. El tema del circo es un pilar en su historia de vida. Es una manera de estar en el mundo y de demostrar otras perspectivas, dimensiones de su ser.

Entre el diseño industrial, la construcción y el trabajo con comunidades

Julián nos define la palabra construir de la siguiente manera: “La construcción debe ser considerada como una construcción amorosa, fraternal, no es solamente física.” Poco a poco, se fue dando cuenta que le gustaba estar inmerso en este contexto, con sus manos y la creatividad. Por lo anterior, no quería estudiar nada de ciencias humanas, ni tan académico.

Finalmente, estudió diseño industrial en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en Bogotá.  

Enfoque social del diseño industrial

Sin duda, cuando uno se enfrenta al encuentro con el otro a través de las acciones y de la capacidad que tenemos todos los seres humanos para servir, ayudar a los otros, alejarse del servicio y el rol social de la carrera de uno es imposible. Así, este personaje se encontró en este territorio con enfoque social y fue tejiendo con su entusiasmo, entrega y solidaridad. A continuación, les mostraremos algunos hitos profesionales, académicos y humanos.

Fuente: Julián Ruíz.

Año 2013: Talleres con niños. Agricultura. La huerta “La mexicana”, en Kennedy, en riveras de occidente. Es una huerta que tenía 30 x 30 m, era muy pequeña, pero tenía una casita, un banco de semillas. Talleres de agricultura urbana. Fundación “Semillas de amor”. Proceso de acompañamiento académico con los niños, trabajo con las madres. En ese contexto encontró su propósito de vida. Eran 4 ciclos de talleres: Separación de la fuente, diseño de las bitácoras para que ellos llevaran su diario de campo en cada proceso. Segunda sesión, cuidado de una semilla. Tercera, sembrarla. Cuarto, un sancocho, compartir con las familias. Proyecto llamado “4 vientos”.

Año 2014: Conocer a Santiago Mejía, fundador de La Redada, miscelánea cultural en La Candelaria: https://es-la.facebook.com/Laredada.miscelaneacultural/ fue un hito durante su historia.

Cultivo acción- triciclo. Huerta que está en un triciclo. Ocupa los espacios públicos en pro de hacer un diálogo alrededor del alimento. Realizaba intercambios, ciudadanía a través de la lectura, metodologías de Lectura a través de Pre-textos. Asimismo, a través de este triciclo se hicieron talleres de escritura y lectura.

Entonces, las experiencias de los talleres se convirtieron en la posibilidad de des-centralizar el conocimiento y ponerlo sobre ruedas.  

El cuerpo como territorio

Se dio cuenta que era importante estar en la búsqueda de que el cuerpo era fundamental, a la larga, podría considerarse como la primera herramienta para defenderse, para estar en el mundo. Así que era fundamental cuidarlo, alimentarse bien, el ser vegetariano como estilo de vida para aumentar la salud.

Por otro lado, es un joven sensible a las desigualdades y hacia las injusticias sociales. Por ejemplo, nos cuenta que su hermana tiene síndrome de down. Esto ha hecho que se preocupe también por generar mayor inclusión en las personas.   Por esto, considera que es necesario derrumbar barreras tan crueles que se crean entre personas que no nacen con las mismas condiciones.

2015:  Un lugar sagrado: VARSANA, temazcal. En granada, Cundinamarca. Es un monasterio Khrisna. Habían estatuas de los dioses hindúes como Genesha , Vishnu. Había varios taitas, ingas. Dentro del espacio del temazcal se dio cuenta que podía confiar en las destrezas que uno tiene. Fue un sentimiento de volver a nacer.   Posteriormente, estuvo en un voluntariado de una semana para construir baños secos. Trabajó con caña dorada.

Espacio de la Kiva. Encuentro con los Camsá, abuelos Uitotos. Conocimiento con las autoridades indígenas. Rezo a la tierra. 3 días de encuentro con varias personas para honrar la tierra. Sentimiento de espiritualidad. Se considera que está conectado con lo espiritual.

Durante el periodo de la tesis, tuvo la oportunidad de trabajar en una huerta con un jardín de primera infancia. Como fruto de su tesis, desarrolló un programa de agricultura para jardines de primera infancia. Se graduó de la universidad en el 2016.

2017. Técnico de estructuras en guadua. Realizó este curso en el SENA para desarrollar esta habilidad. Al final del curso, realizó un trabajo comunitario para ASOGRAN.  

Fuente: Julián Ruíz.

Proceso del fogón del saber. Empezaron cuatro amigos con la ida de construir algo en ese contexto. Le preguntaron a la comunidad qué les gustaría, cómo se imaginaban el lugar. “No sabía en qué iba a terminar eso”. Afortunadamente, trabajó en un grupo de voluntariado en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, por eso, pudo convocar varias “manos amigas” que lo ayudaron con el proyecto de construcción.

Taller pre-textos. Tuvo la oportunidad de promover procesos de lecto-escritura con colegios públicos a lo largo de Colombia. Fue una experiencia bastante importante. En cada colegio había guadua y bambú, lo anterior, le hacía pensar en la necesidad de querer armar un portafolio y así, pensar en la bio-construcción.  Quería emprender a través del Bambú.

Casa de tres pisos: “El nido”. La idea de que tener este espacio era que se convirtiera en un lugar capaz de abrir las puertas en pro- de que cada uno crezca profesionalmente, empíricamente, auto-didactas. Convivialidad. Formas de aprender a convivir. El nido sigue en construcción, está hecho en estructura en guadua, telas, es un lugar simbólico y poético.

2019. Trabajo en la Universidad Nacional. A través de un convenio con IDARTES tiene como objetivo fortalecer y visibilizar las prácticas artísticas de cuatro comunidades étnicas que viven en Bogotá. Ha sido una oportunidad para hablar y aprender de ellos.  

Colectivo Fanzaquía : “Promueve la agroecología a partir de la educación” Beca secretaría de cultura. Se está ejecutando a partir de ASOGRAN. No existía un tejido social de personas del sector. Eso es clave en los procesos socio ambientales barriales.

Se vinculó a los jóvenes de los colegios aledaños para que se apropiaran de la huerta. Y así, de alguna forma, puedan transferir eso que aprenden a sus propias realidades.

Fuente: Julián Ruíz.

Asimismo, está fuertemente interesado en el rol de las artes en lo público, las define como una quimera de mil cabezas. Sin duda, se convierten en las herramientas que tenemos para liberar la mente y profundizar en la sensibilidad de cada ser humano.

Bio-construcción

Para el personaje de este cuento, la bio-construcción es un proceso que se nutre de relaciones vivas entre nosotros. No podemos hablar de bio-construcción sin que exista un trabajo humano de las personas que participan en estos procesos.

Fuente: Julián Ruíz.

El cuento sigue en construcción

Finalmente, este personaje sueña con permanecer en Colombia, quisiera liderar una empresa relacionada con agro-ecología y bambú. Asimismo, quisiera que “El nido” pueda seguir siendo un espacio capaz de ser una plataforma que permita hacer proyectos a nivel nacional e internacional. Es decir, que puedan facilitar procesos de agricultura urbana y bio-construcción.

Fuente: Julián Ruíz.

Esta historia aún tiene muchos matices y a pesar de que ya tiene un sentido, un norte, seguirá en construcción, dándose, compartiendo los saberes, las manos, la energía, las redes que se generan con los otros para poder fortalecer los propios procesos…  

Si conoces una historia de alguien que trabaje por construir ruralidades sustentables ¡Queremos escucharte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s